Durante el verano, el calor intenso también puede afectar a tus mascotas. Si tienes perros o gatos, no sólo notarás que se mueven menos, sino que si soportan altas temperaturas durante un tiempo prolongado pueden llegar a tener un golpe de calor. Para evitar males mayores, te proponemos algunos consejos para que tus perros y gatos estén protegidos frente al calor.

Siempre deben estar bien hidratados

Al igual que los humanos una buena hidratación es muy importante en épocas de calor intenso, por ello es imprescindible que tus mascotas dispongan de agua fresca y limpia en todo momento.

Puedes poner varios bebederos en las zonas donde suela estar tu mascota, evitando que les de el sol directamente y que pueda calentar el agua o evaporarla.

Recuerda que, si sales de paseo con tu mascota, debes asegurarte de que tendrá disponible una fuente de agua y si no estás seguro, llévate agua y un bebedero portátil para que no le falte.

Los paseos, cuando no haya sol

Si sacas tu mascota a la calle varias veces al día para que haga sus necesidades, en verano debes adaptar tus horarios, haciendo más largos los paseos en horas con menos intensidad de sol, es decir, por la mañana temprano o bien por la tarde-noche. Si tienes que sacarlo a medio día, acorta el tiempo de exposición al sol.

Además, es importante que no fuerces el ejercicio físico. Si por ejemplo, estás acostumbrado a pasear a tu mascota con la bici o acompañándote en largos paseos o carreras, evita hacerlo cuando la temperatura sea elevada. Piensa que tu perro te seguirá donde vayas sin quejarse.

Haz que se sienta cómodo y fresco en su ambiente

Si tu mascota se encuentra al aire libre en un terreno o dispones de una terraza y pasa allí muchas horas, asegúrate de que tiene disponible una sombra o un lugar fresquito. Si no es el caso, deberás dejarlo entrar al interior de tu vivienda donde pueda encontrarse en buena temperatura.

También es recomendables que de vez en cuando los refresques con agua, principalmente en la zona de la cabeza y el cuerpo. Si ves que le gusta, puedes hacerlo cuando desees o si lo prefieres, también pueden poner en el exterior una pequeña piscinita con agua para que tu mascota se refresque por sí sola.

Jamás dejes a tu mascota encerrada en tu coche

Si viajas con tu mascota en el coche debes evitar dejarla dentro cuando el coche esté parado ya que éste puede alcanzar temperaturas muy altas que pueden desencadenar en un golpe de calor o incluso la muerte.

Si no te queda más remedio, estaciona el coche en una zona en la sombra, dejando las ventanillas algo bajadas para que pueda circular el aire y minimiza al máximo el tiempo en el que estés ausente.

La comida, cuando hace menos calor

Tus perros y gatos, cuando hace mucho calor al igual que nosotros tienen menos apetito. Por ello es recomendable que les des de comer en las horas de menor temperatura, es decir, por la mañana a primera hora o por la tarde-noche. Ten en cuenta que el propio alimento (depende de lo que coma) también es una fuente de hidratación.

En Fernando Matute, disponemos de una amplia selección de piensos para mascotas de gran calidad, para perros, gatos y/o animales de granja que te ayudarán a que tu mascota esté saludable.

Etiquetas: