En verano, si queremos mantener en perfecto estado nuestro jardín, nuestra única opción es cuidarlo con un riego abundante y adecuado. Sin embargo, el agua es un bien escaso y, si no queremos tener sorpresas en la factura del agua, es mejor que optimicemos su uso.

Con estos eco consejos ahorrarás agua y reducirás tu factura, disfrutando de un frondoso jardín en perfecto estado.

Riega a las horas adecuadas

Es importante que riegues tu jardín en las horas de menor radiación solar, es decir, a primera hora de la mañana o por la tarde-noche. De esta forma evitarás la evaporación del agua. Recuerda que, si la zona está a la sombra, puedes regar sin problemas a cualquier hora.

Reutiliza el agua

Gran cantidad de agua que desperdiciamos en tareas como esperar que el agua salga caliente, cuando limpiamos productos como verduras o alimentos, etc. puede ser recuperada con baldes para posteriormente regar nuestras macetas y plantas.

Recoger el agua de lluvia o extraerla de un pozo cercano si dispones de él es una gran solución, ya que no necesitaremos utilizar el agua de consumo para regar nuestras plantas o nuestro jardín.

Podéis utilizar depósitos de agua caseros o realizar una instalación para almacenar esta agua desde el tejado de nuestra casa o a través de bombas que propulsen el agua de pozo.

Sistemas de riego automático y/o por goteo

Los distintos sistemas de riego automático te permiten programar y optimizar el consumo de agua para el riesgo. Existen diversas soluciones de riego por goteo, riego automático o incluso soluciones inteligentes como el SMART GARDEN HUB, que permite realizar una optimización completa del uso del agua disponiendo de sensores meteorológicos para el control automático del riego.

Reorganiza tu jardín

Utiliza plantas autóctonas, que estén bien adaptadas tanto al suelo como a la climatología de tu ubicación por lo que las necesidades de riego serán las mínimas posibles.

Además, si reorganizas tu jardín agrupando las plantas por necesidades de riego, podrás optimizar la cantidad de agua que necesita cada zona de tu jardín.

También puedes incluir elementos como cortezas, guijarros y/o piedras en ciertas zonas para crear un espacio precioso y reducir las necesidades de riego.

Cuida de tu jardín

Eliminar las malas hierbas quita competidores al césped de tu jardín, cuanto menor sea el volumen de plantas menos consumo necesitarán. Recuerda que existen herbicidas para ayudarte en esta tarea.

A la hora de cortar el césped no lo dejes muy bajo. Recuerda que la sombra es nuestro aliado por lo que, si no está muy bajo, la planta irá creando sombra entre ella y evitaremos la evaporación.

También es importante en verano que reduzcas el uso de fertilizantes ya que, aunque ayuda al crecimiento de las plantas, su uso requieres de un mayor consumo de agua.

Etiquetas: ,